MERCEDES

¿Qué  significó  ser  parte  de  esta  experiencia? -me pregunté-.  Vienen a mí varios temas que quiero abordar acerca de Censurado  Guatemala. En principio, pienso sobre lo que es el desnudo, más allá de la condición erótica  que  se le  puede  dar, pienso que es  una aceptación del individuo; del ser.  La vestimenta puede ser  ciertamente una  protección  contra  la  intemperie,  pero  también es la expresión de la función  social, de  rebeldía, de  conformismo, de ostentación de la riqueza y muchos otros ejemplos.  

El  desnudo  puede  expresar,  a  su  vez,  un  lenguaje  muy  variado:  signo de  contestación,  reclamo  comercial,  deseo  de  transgresión,  moda,  y de  una comodidad con  nuestros  cuerpos.   Considero que esto último es vital para desaprender el condicionamiento social  que básicamente nos enseña a negar lo que somos  como  cuerpos.  Al  final,  en  el  desnudo  no  le  puedes «huir»  al  cuerpo  y  eso  puede  perturbar  o  puede  darte  algún  sentido  de  seguridad. 

Esas dos  condiciones  son  las  que  se  manifiestan  en  tu  acercamiento a ese cuerpo que «ahí-está» (el tuyo o del otro).    La  corporalidad  y  los  valores  sociales,  los  comportamientos  y  las normas,  las  miradas  de  los  otros  individuos  y  la  reflexividad  parecen  piezas  que  embonan entre sí.  Como menciona Braidotti  «el  cuerpo  viene  a  ser  una  interacción  de  fuerzas  sociales  y simbólicas  sofisticadamente  construidas”.

Personalmente,  puedo  decir  que  no  le  temo  al  desnudo, más  bien es una  condición que disfruto.  El hecho de que alguien más  te vea  tan  vulnerable,  sin  nada  más  que  piel  al descubierto, resulta en un encuentro contigo misma. 

Soy  bailarina y el cuerpo es la materia prima con la que  trabajo.  A través de mi cuerpo puedes ver mi contexto social, como un  cuerpo simbólico que expresa  problemas  relacionados  con  la  identidad,  con  el  género  y  la  política.  Durante la sesión fotográfica puedo  tener  una  confrontación  directa  con  el  espectador  como  resultado  final, expresar  libremente  mi  discurso,  sin  estar  sometida  a  los  tradicionales  patrones  culturales.   

Trabajar  con  Camilo  es  impresionante  ya  que  utiliza  el  cuerpo  como  una  fuente  de  imagen, narrativa  y  emociones.  Lleva  al  espectador  a  romper  toda  lectura  de  estereotipos  o  lectura convencional,  mediante  la  propia  narrativa  del  cuerpo  del  artista  o  modelo. 

El  mundo occidental ha favorecido  mucho  el  lenguaje  verbal  -hablado  y  escrito-; contrario a esta experiencia en la que sólo  queda el lenguaje  de  la  imagen,  junto  con  la  riqueza  y  complejidad  del lenguaje  corporal.  A los minutos se te olvida que estás desnudo, continúas explorando  facetas  desconocidas  en  ti, empieza a surgir tu verdadero  ser.  Puedo decir  que  hacer  este  tipo  de  sesiones  es  un  acto  liberador y de  auto-aceptación. Muchas  personas  me  han  preguntado  ¿Mercedes  lo  harías  de  nuevo?  Y mi respuesta es sí.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s